El odio católico

19 de enero de 2023

Compartir en:

 

Es posible tener la boca llena de citas bíblicas, correr a la Eucaristía y a la Adoración todos los días, leer libros de devoción y ser activo en la parroquia por las tardes. Y qué si, mientras tanto o por la noche, esas mismas personas son capaces, en el mundo de las redes sociales o en comentarios publicados en uno u otro portal, de arrojar lodo virtual y pisotear en el suelo de Internet a aquellos a quienes tachan de adversarios religiosos.

 

Y no se trata en absoluto de disidentes. Encuentran a sus oponentes dentro de la misma Iglesia católica. Basta con que tenga una sensibilidad diferente a la suya, puntos de vista distintos, una perspectiva diferente sobre cuestiones discutibles de fe o moral; de hecho, a veces sólo difiere su forma de rezar. Esto es suficiente para despertar resentimiento, hostilidad y recelo en el corazón de muchos católicos, y su conciencia empieza a buscar en los recovecos de su memoria parches que se le puedan poner, o patrones de pensamiento en los que se le pueda encasillar: liberal, modernista, hereje, cismático.

 

Entonces ya no hay lugar para el diálogo. Además, el diálogo ni siquiera ha comenzado, o si lo ha hecho, es una farsa, calculada de antemano para una batalla y el aplastamiento del adversario.

 

Es cierto que los católicos dicen palabrotas con menos frecuencia en los medios de comunicación. Sin embargo, han desarrollado otros métodos para "ordeñar" al prójimo, obviamente en nombre de su arrepentimiento, conversión y pureza de fe. Su garrote suele ser una jerga casi teológica, cuyas creaciones lingüísticas, combinadas con la dosis adecuada de malicia, medias verdades, tergiversaciones y excursiones ad personam, pueden infligir no menos dolor que los insultos primitivos. Estos también se encuentran en el arsenal de los católicos que odian en Internet, a menudo justo al lado de los intentos de inducir a la culpa con acusaciones de traición a Cristo y a la Iglesia, advertencias de infierno y condenación o un siseante "rezaré por ti" cuando el oponente se mantiene firme.

 

¿De qué es indicativo el fenómeno de los católicos transgresores? Podrían sacarse muchas conclusiones. Ciertamente, es un signo de fe no profundizada, desvinculada de la vida, a menudo reducida a ritualismos y manifestaciones superficiales de religiosidad, que no aportan ningún cambio cualitativo a la actitud de la persona, aunque puedan multiplicarse cuantitativamente.

 

Permiten que actitudes opuestas se separen y al mismo tiempo coexistan en un mismo sujeto, ya que dan una sensación de rectitud religiosa y al mismo tiempo no conducen a un contacto auténtico con uno mismo. Esta falta de conocimiento de uno mismo, del mundo de las propias emociones, déficits, tensiones psicológicas, conflictos ocultos o frustraciones hace que la fe se aleje del amor (entrega) y olvide la esperanza (la perspectiva de la meta a la que apunta); se convierte en una ideología religiosa, un revestimiento externo para una vida internamente conflictiva y lejos de estar integrada, que vive en una permanente sensación de amenaza y en constante oposición a algo vago, amenazador y que renace constantemente bajo una nueva forma.

 

Es una fe capaz de conmoverse con melodías piadosas, un ambiente religioso edificante o la pasión de Jesús en la cruz, y al mismo tiempo crucificarlo sin inhibiciones en otra persona, sin empatizar en absoluto con sus emociones. Y no se trata en absoluto de una irritación pasajera cuando alguien se deja llevar por los nervios y, enfadado, dispara algo de lo que luego se arrepiente. El odio católico en Internet es mucho más complejo, controlado y deliberado. Se trata de un neofariseísmo que, en diversas formas, se ha extendido como la mala hierba en la Iglesia y no se dejará arrancar fácilmente. Por desgracia, es probable que crezca con ella durante mucho tiempo, esperemos que no hasta la cosecha.

 

 

Compartir en: