La espiritualidad de Eugenio de Mazenod

25 de enero de 2024

Compartir en:

Durante los años que llevo escribiendo esta columna, rara vez he mencionado el hecho de que pertenezco a una orden religiosa, los Misioneros Oblatos de María Inmaculada. Esa omisión no es una evasión, ya que ser oblato de María Inmaculada es algo de lo que estoy bastante orgulloso. Sin embargo, rara vez señalo el hecho de que soy sacerdote y miembro de una orden religiosa porque creo que lo que escribo aquí y en otros lugares debe basarse en cosas más allá de los títulos.

 

En esta columna, sin embargo, quiero hablar del fundador de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, San Eugenio de Mazenod, porque lo que tenía que decir sobre el discipulado y la espiritualidad cristiana es algo de valor e importancia para todos, como los legados que nos han dejado otros grandes fundadores religiosos como Bernardo, Francisco, Domingo, Ángela Merici, Ignacio de Loyola, Vicente de Paúl y otros.

 

San Eugenio de Mazenod (1779-1861) fue un obispo francés de origen aristocrático que algunos mitos populares identifican como el obispo de Los Miserables. Era un hombre cuya personalidad corría de forma natural en la dirección de lo severo, lo introvertido, lo fuertemente dirigido hacia adentro, lo místico y lo decidido. No era el tipo de persona que la mayoría de la gente elegiría como su primera opción para una conversación ligera durante la cena, pero era el tipo de persona que a menudo es la primera opción de Dios para fundar una orden religiosa.

 

Soren Kierkegaard dijo una vez que ser un santo es querer una sola cosa. Eugenio de Mazenod claramente lo hizo y, en su caso, 'única cosa' tenía una serie de aspectos que, en conjunto, forman la base de una espiritualidad muy rica y equilibrada, que enfatiza algunos aspectos sobresalientes del discipulado cristiano que a menudo se descuidan hoy.

 

¿Qué formó la espiritualidad de Eugenio de Mazenod y el carisma que dejó?

 

En primer lugar, hizo hincapié en la comunidad. Para él, una buena vida no es solo una vida de logros individuales, fidelidad o incluso grandeza; es una vida que se vincula con el poder inherente a la comunidad. Era un firme creyente en el axioma: lo que soñamos solo sigue siendo un sueño, lo que soñamos con otros puede convertirse en realidad. En su opinión, la compasión sólo se hace efectiva cuando se vuelve colectiva, cuando surge de un grupo en lugar de un solo individuo. Creía que solo se puede causar sensación, pero no diferencia. Fundó una orden religiosa porque creía profundamente en esto.

 

Frente a todos los problemas que enfrenta el mundo y la Iglesia hoy, si alguien le preguntara: "¿Qué es lo único que podría hacer para marcar la diferencia?" Él respondía: Conéctate con otros de sincera voluntad dentro de la comunidad, en torno a la persona de Cristo. Solo no puedes salvar el mundo. ¡Juntos podemos!

 

En segundo lugar, creía que una espiritualidad sana es un matrimonio entre la contemplación y la justicia. Juzgada a la luz de nuestras sensibilidades contemporáneas, su expresión exacta de esto es quizás lingüísticamente incómoda hoy, pero su principio clave es perennemente válido: sólo una acción que brota de una vida enraizada en la oración y en una profunda interioridad será verdaderamente profética y eficaz. A la inversa, toda verdadera oración y auténtica interioridad estallarán en la acción, especialmente en la acción por la justicia y los pobres.

 

En tercer lugar, en su propia vida y en la espiritualidad que expuso a su comunidad religiosa, hizo una fuerte opción preferencial por los pobres. Lo hizo no porque fuera lo políticamente correcto, sino porque era lo correcto; el Evangelio lo exige, y no es negociable. Su creencia era simple y clara: como cristianos, estamos llamados a estar y trabajar con aquellos con quienes nadie más quiere estar y trabajar. Para él, cualquier enseñanza o acción que no sea una buena noticia para los pobres no puede pretender hablar en nombre de Jesús o de las Escrituras.

 

En cuarto lugar, puso todo esto bajo el patrocinio de la madre de Jesús, María, a quien veía como una defensora de los pobres. Reconoció que los pobres se dirigen a ella, porque es ella quien da voz al Magnificat.

 

Finalmente, en su propia vida y en el ideal que estableció, reunió dos tendencias aparentemente contradictorias: un profundo amor por la Iglesia institucional y la capacidad de desafiarla proféticamente al mismo tiempo. Amaba a la Iglesia, creía que era la cosa más noble por la que se podía morir; pero, al mismo tiempo, no tuvo miedo de señalar públicamente las faltas de la Iglesia o de admitir que la Iglesia necesita un desafío y una autocrítica constantes... ¡Y él estaba dispuesto a ofrecerlo!

 

Su personalidad era muy diferente a la mía. Dudo que él y yo nos gustemos espontáneamente. Pero eso es incidental. Estoy orgulloso de su legado, orgulloso de ser uno de sus hijos, y lo suficientemente convencido de su espiritualidad como para dar mi vida por él.

 

Compartir en:

Portaluz te recomienda